aditivos y alérgenos

ADITIVOS Y ALÉRGENOS

ADITIVOS Y ALÉRGENOS

Los aditivos alimentarios y los alérgenos están cada vez más vinculados a problemas de salud importantes. Aunque estén presentes en cantidades muy pequeñas. Tal vez se haya pasado por alto la presencia de estos en los suplementos alimenticios.


Los aditivos y los alérgenos son productos con una presencia masiva en el mercado. Y hay que vigilarlos. Uno de los multivitamínicos más vendidos contiene más de 15 aditivos diferentes. Incluyendo rojo artificial, amarillo, y colores azules, sacarosa, aceite de palma, glicol de polietileno, talco y dióxido de titanio. Los productos en las tiendas especializadas de alimentos saludables y las marcas profesionales tienden a ser mucho mejores. Pero hay una serie de aditivos potencialmente problemáticos a tener en cuenta.

ADITIVOS

Carragenina

Se trata de un aditivo espesante industrial derivado de algas marinas. Ha habido preocupaciones con la carragenina durante algún tiempo. Recientemente, estudios clínicos en humanos han encontrado que incluso pequeñas cantidades pueden afectar la glucosa en la sangre. También puede aumentar la inflamación en el tracto gastrointestinal. La carragenina se encuentra en polvos nutricionales y batidos de proteínas en su mayoría.

Dióxido de titanio

Es un agente blanqueador. El dióxido de titanio se ha vinculado a la inflamación. Así sucedió en experimentos realizados con ratones en un laboratorio. La administración de este aditivo exacerbó la enfermedad. Sin embargo, faltan estudios en humanos, por lo que aún no sabemos cuán relevante es esta investigación. Se encuentra sobre todo como recubrimiento de comprimidos.

Emulsionantes

Los emulsionantes se utilizan en la industria farmacéutica para mejorar la absorción de medicamentos se mezclan en hierbas y suplementos. Dos comunes son polysorbate-80 y Povidone. Se pueden encontrar en los extractos de CoQ10 y cúrcuma, entre otros, así que leer las etiquetas con cuidado.

Azúcar

Suena loco, pero los productos que contienen azúcar a menudo se comercializan como libres de azúcar. El azúcar se esconde bajo muchos nombres: sacarosa, fructosa, jarabe de maíz, jarabe de arce, melaza y maltodextrina. También como extracto de agave, jugo de caña evaporado, dextrosa, azúcar de coco, jugo concentrado de fruta y muchos más.

Hay que ser un experto en azúcar y no creer que los nuevos tipos de azúcar son buenos para nosotros. Aunque tenga un nombre atractivo como azúcar de flor de coco, todavía no es muy diferente al azúcar de mesa. El azúcar suele presentarse en polvo y productos líquidos. Pero también se puede utilizar para recubrir comprimidos.



ALÉRGENOS

Hasta un 10 por ciento de los adultos desarrolla hipersensibilidad a los alimentos. Y, de éstos, hasta un 20 por ciento experimentan algunas reacciones adversas. Los productos derivados de la levadura, lácteos, soja, gluten y mariscos se encuentran en suplementos vitamínicos y minerales. Además, la contaminación puede producirse en la materia prima en origen y durante la fabricación.

Leer las etiquetas cuidadosamente para identificar cualquier alérgeno al que podamos ser sensible. Y asegurarse de que las marcas están probando los alérgenos o están certificadas sin gluten.