alergias

ALERGIAS Y LA NAVIDAD

ALERGIAS Y LA NAVIDAD

Durante las fiestas de Navidad se producen más casos de alergias que el resto del año, a causa del mayor consumo de alimentos alergénicos, como son el pescado, el marisco o los frutos secos.

Las alergias alimentarias afectan hasta a un 8% de los niños y al 20% de los adultos en nuestro país, según datos aportados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Picor de boca, estornudos, lagrimeo o enrojecimiento de la piel pueden ser señales de aviso de una reacción.

Alergias alimentarias

Para prevenir estas alergias alimentarias, los expertos aconsejan evitar consumir por primera vez alimentos altamente alergénicos, como los citados anteriormente, leer atentamente el etiquetado de todo producto que no hayamos consumido nunca, tener especial cuidado con los dulces navideños y evitar que los alimentos contacten con los ingredientes de platos para alérgicos, para que no se produzcan las contaminaciones cruzadas debidas al contacto de unos productos con otros. Si la reunión familiar o la comida o cena es fuera de casa, en un restaurante, se debe prestar especial atención y solicitar en el local la carta con toda la información sobre alérgenos.

Alergias respiratorias

Además, también se multiplican los casos de alergias respiratorias. En estas fechas los pacientes con rinitis y asma bronquial pueden verse afectados por el polen de cupresáceas (ciprés y arizónicas) ya que este polen aparece durante los meses de invierno, empezando en diciembre y permaneciendo hasta marzo. El árbol de Navidad también es motivo de alergias. Los artificiales, así como los adornos que se colocan, acumulan polvo y ácaros después de estar tanto tiempo guardados. Se deben limpiar bien con agua, fuera de casa, para eliminar cualquier riesgo.

Cuando acabe la Navidad guárdalos en bolsas de plástico o cajas herméticamente cerradas para evitar el polvo. Por su parte, los árboles naturales no acumulan polvo pero sí que suelen portar hongos responsables de crisis de asma en las personas sensibilizadas (alternaría, aspergillus, etc.). Así mismo, también pueden empeorar los síntomas sustancias irritantes como el humo del tabaco y la exposición al aire frío, ambos factores responsables de la reacción de los pulmones. Los pacientes alérgicos no deben modificar las pautas de tratamiento acordadas con su médico y deben llevar siempre su medicación cuando salgan de casa o de viaje.

Qué hacer en caso de reacción alérgica

En el caso de sufrir una reacción alérgica, los expertos aconsejan acudir inmediatamente a un centro de salud para que el personal sanitario valore la gravedad y ponga el tratamiento más adecuado. Los síntomas suelen ser picor en la boca, lagrimeo, estornudos, cefalea, diarrea, problemas en la piel o inflamación en las articulaciones. En el caso de una reacción alérgica alimentaria, conviene anotar en un papel todo lo ingerido en las cuatro horas anteriores al surgimiento de la alergia.

Especial atención a los niños

Hay que ser muy cuidadosos con los niños, en especial si padecen dermatitis atópica o alergias respiratorias, como rinitis o asma. Los especialistas aconsejan añadir a su dieta nuevos alimentos en cantidades muy pequeñas y esperar una hora antes de darles una mayor cantidad para ver cómo reaccionan. También es operativo practicar el llamado test de la “goma de borrar”. Con el alimento en cuestión se frota el labio del niño y se esperan unos veinte minutos. Si aparece picor, edema o eritema, es conveniente no dar ese alimento o grupo de alimentos al niño y consultar a un alergólogo.

SÍGUENOS

CONTACTO

Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.

DÓNDE ESTAMOS

5 1 voto
Valora esta entrada
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios