carbohidratos

DIETAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS

Dietas bajas en carbohidratos

Las dietas bajas en carbohidratos ayudan a controlar la glucosa en sangre o facilitan el manejo del peso.  Han sido populares durante décadas. Los vaivenes en las tendencias dietéticas se deben a la importancia de la práctica basada en la evidencia. Sin embargo, para trabajar con éxito, es fundamental permanecer centrado en la persona y encontrar lo que cada uno necesita.

Introducción

Muchas personas han sido diagnosticadas con o están en riesgo de padecer diabetes tipo 2 o que tienen prediabetes. Los dietistas tienen la sensación de estar escuchando siempre los mismos comentarios a sus pacientes. Comentarios como los siguientes:

  • Empecé a seguir la dieta Keto porque leí que puedo bajar de peso y bajar mi glucosa en sangre rápidamente.
  • Leí cómo la gente puede revertir o curar su prediabetes o diabetes tipo 2 si comen carbohidratos muy bajos. Como 30 g al día.
  • No quiero seguir la dieta que me han sugerido. Mis amigos dicen su aportación de carbohidratos es alta. Sé que las personas con diabetes deben comer menos carbohidratos para evitar usar o usar menos medicación. Así mantendré los niveles de glucosa bajo control.

Estos comentarios y muchos otros parecidos, hacen necesario que los dietistas fijen un concepto de dieta más o menos estándar. O, cuando menos, concretar unas cuantas en función del nivel de carbohidratos que aporta cada una.

Concreción de las dietas bajas en carbohidratos

Los dietistas saben que hay variedad de descripciones utilizadas para definir dietas bajas o muy bajas en carbohidratos. Estas descripciones y las investigaciones en esta área hacen que las discusiones al respecto sean desafiantes. Hace varios años, los dietistas llegaron a un consenso.  Clasificaron estas dietas en cuatro tipos en función del nivel de carbohidratos.

1) Dieta muy baja en carbohidratos: 21 g a 70 g por día de carbohidratos.

2) Dieta moderadamente baja en carbohidratos: 30% a 40% de kcal como carbohidratos por día.

3) Dieta moderada en carbohidratos: 40% a 65% de kcal como carbohidratos por día.

4) Dieta alta en carbohidratos: > 65% de kcal como carbohidratos por día.

La teoría detrás de estos planes de alimentación es que consumir pocos carbohidratos coloca el cuerpo en estado de cetosis. Así se produce tanto el control glucémico y la pérdida de peso.

Dietas bajas en carbohidratos: la investigación

Se sigue acumulando un corpus de investigación sobre el uso de planes alimentarios de bajo o muy bajo en carbohidratos. En la prevención o gestión de la diabetes tipo 2 la evidencia sigue siendo poco concluyente. Los estudios a menudo utilizan pocos temas, son de corta duración, tienen tasas de retención variables. Además, pueden carecer de un grupo de control. El seguimiento de planes de alimentación de carbohidratos bajos también ha sido problemática. Los resultados de los grupos de intervención y control a menudo convergen al final del estudio. Pero la pérdida de peso y otras mejoras metabólicas no se mantienen con el tiempo.

Por último, debido a los gastos y desafíos involucrados, pocos de estos estudios se llevan a cabo. Los estándares indican que algunos estudios muestran beneficios modestos en pacientes con dietas muy bajas en carbohidratos. Este enfoque puede ser apropiado sólo para la implementación a corto plazo (de tres a cuatro meses). Si es que las personas diabéticas desean seguirlas, ya que hay poca investigación a largo plazo citando beneficios o daño.

Progresión de la enfermedad, prevención de complicaciones

Las personas siguen dietas muy bajas en carbohidratos pueden centrarse en el control glucémico y la pérdida de peso. Estudios a largo plazo sobre la prevención de la diabetes tipo 2 demuestran una cosa. Que las personas con alto riesgo de prediabetes o que ya tienen prediabetes pueden seguir un plan de alimentación saludable. Consiste en seguir unas pautas dietéticas: hacer la actividad física adecuada. Lograr al menos un 5% de reducción de peso (y mantener la reducción en el tiempo). Y, desde luego, prevenir o retrasar el debut de la diabetes tipo 2. Se puede lograr con voluntad y sacrificio. Pero si están inscritos en programas de prevención de la diabetes, la tarea es más sencilla.

Impacto en la ingesta de nutrientes y el estado nutricional

Los dietistas deben ser conscientes de las ramificaciones a corto y largo plazo de limitar significativamente los carbohidratos. Independientemente de la cantidad total de calorías ingeridas. Consumir de 20 g a 50 g de carbohidratos diarios tiene el potencial de limitar las fuentes saludables de carbohidratos. También de fibra dietética y otros nutrientes, incluyendo una amplia variedad de fitoquímicos. La ingesta de alimentos ricos en calcio también podría disminuir, provocando potenciales problemas de osteoporosis. Otros problemas médicos incluyen el riesgo de cálculos renales y el aumento de los niveles de ácido úrico en sangre.

Dietas bajas en carbohidratos: conclusión

Siempre habrá una dieta nueva y mejor a disposición del público. Por lo tanto, es importante que los dietistas se mantengan al tanto de las últimas investigaciones.  Así como de las recomendaciones basadas en evidencias para ayudar a sus pacientes a distinguir ficción de realidad. Sin embargo, debe haber un equilibrio entre la atención centrada en la persona y el apoyo a los pacientes.  Es así como se lograrán resultados positivos sobre la salud y la nutrición a lo largo del tiempo.

SÍGUENOS
CONTACTO
Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.
DÓNDE ESTAMOS
3 1 voto
Valora esta entrada
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios