probióticos

PROBIÓTICOS

PROBIÓTICOS

Los probióticos (a menudo llamados bacterias sanas o bacterias vivas) son críticos para la salud digestiva. Es un hecho ampliamente aceptado en el mundo de la terapia nutricional. Donde no hay consenso es exactamente en lo que se necesita y a qué nivel. Diferentes problemas de salud, diferentes personas y diferentes estilos de vida juegan un papel determinante. Que aconsejar a cada persona puede resultar difícil.

Entonces, ¿por dónde empezar? ¿Por qué son tan importantes los probióticos? No sólo para tener un intestino sano, sino para ser una persona sana en general.  ¿Y cuáles son las preguntas críticas que uno debe hacerse antes de tomar algún probiótico?

Ejemplos de probióticos

Diferentes probióticos tienen diferentes beneficios. Por ejemplo, los lactobacilos tienden a colonizar las paredes del intestino delgado y ayudan con la descomposición de los alimentos. Las bifidobacterias tienden a colonizar el intestino grueso y asegurar las evacuaciones intestinales regulares.

El Lactobacillus rhamnosus Rosell-11 ayuda a estabilizar el intestino durante tratamientos con antibióticos. Mientras que Lactobacillus rhamnosus GR-1, aunque del mismo género y especie, coloniza el tracto vaginal. Así ayuda a proporcionar un equilibrio saludable de bacterias buenas.

Por lo tanto, cuando se trata de probióticos, sin duda no es un caso de 'una sola solución para todo'. El tema aquí es elegir el suplemento probiótico adecuado para el trastorno que se está buscando tratar.

Cómo trabajan los probióticos

Se cree que los probióticos funcionan reduciendo el pH Luminal. Compiten con patógenos para sitios de adherencia y fuentes nutricionales, secretando sustancias antimicrobianas, inactivación de toxinas y estimulación inmunitaria. Mientras que comúnmente nos referimos a los probióticos en general como teniendo estos mecanismos de acción, no todas las cepas harán todas estas cosas.

Muchos tendrán fortalezas particulares en ciertas áreas. Se ha demostrado que el Bacillus subtilis PXN 21 coloniza el intestino. Por lo tanto, estimula la inmunidad innata no específica y reduce el daño de C. difficile infecti.

En muchas condiciones de la enfermedad, un número de estos mecanismos de acción es probable que sea beneficioso. Un estudio demostró que las mezclas de probióticos parecen ser eficaces contra una gama más amplia de síntomas y condiciones. Justo lo contrario que los productos de una sola cepa.

Ciencia intestinal y los probióticos

El funcionamiento interno del intestino es bastante fascinante. Especialmente dado que esta parte del cuerpo desempeña un papel crucial en el resto de nuestra salud.

El término “disbiosis” se utiliza comúnmente para describir la afección en la que hay un desequilibrio de bacterias beneficiosas y patógenas en el cuerpo, cambios en la distribución bacteriana dentro del intestino o cambios en las actividades metabólicas bacterianas.

Cuando la homeostasis bacteriana intestinal se interrumpe, el intestino se vuelve vulnerable al ataque patógeno. Entonces aparece la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Un término utilizado principalmente para describir tres afecciones inflamatorias: colitis ulcerosa, diverticulitis y enfermedad de Crohn.

Síntomas

Hay algunos signos evidentes de que una persona experimenta niveles desequilibrados de bacterias. Por lo general, pueden experimentar problemas digestivos (hinchazón, flatulencia excesiva, dolor, mal aliento, náuseas, heces blandas, diarrea, estreñimiento y picazón anal). Pero también pueden presentarse con síntomas sistémicos, como acné, eczema, fatiga, erupciones cutáneas y dificultad de concentración. También inmunidad baja, estado de ánimo bajo, depresión, infección vaginal recurrente, desequilibrios de la hormona sexual y pérdida de peso.

Los desequilibrios de la flora intestinal también pueden reconocerse en numerosos síntomas que no parecen estar relacionados con el intestino. Se trata de afecciones cutáneas, salud vaginal, infecciones del tracto urinario, fatiga y aumento de peso. Del mismo modo cuando se da concentración deficiente, ansiedad, estado de ánimo bajo, migrañas, etc.

Y es que con más del 70 por ciento del sistema inmunológico situado y funcionando en el tracto gastrointestinal e influenciado por el equilibrio microbiano, cualquier condición inflamatoria podría surgir si no se mantiene la salud intestinal.

Muchos expertos ahora creen que el desarrollo de trastornos autoinmunes comienza en el intestino. Un desequilibrio en los microbios intestinales y la inflamación intestinal se relaciona cada vez más con afecciones inflamatorias debilitantes. Como las de las articulaciones y los huesos, artritis y osteoporosis.

¿Qué causa el desequilibrio bacteriano?

Las fibras prebióticas actúan como sustrato alimentario para las bacterias beneficiosas, estimulando su crecimiento y actividad. Por lo tanto, una dieta baja en fibras crea el ambiente perfecto para que las bacterias patógenas crezcan en exceso.

Un estudio encontró que una dieta occidental típica puede conducir a un aumento del 71 por ciento en lipopolisacáridos. Conocidos también como endotoxinas, se encuentran en la membrana externa de algunas bacterias y puede entrar en la circulación. E inducir una respuesta inflamatoria.

También el uso de antibióticos y medicamentos puede disminuir el número de cepas bacterianas beneficiosas. Y aumentar las cepas resistentes a los antibióticos. La exposición a patógenos ambientales a través de la intoxicación alimentaria o viajar a lugares exóticos y poco saludables también puede causar la presencia de bacterias o parásitos indeseables en el intestino. El ácido estomacal actúa como una barrera ácida contra los organismos patógenos. Una producción baja del mismo puede predisponer a padecer de Salmonella, de Citrobacter y de Clostridium.

Equilibrio bacteriano y probióticos

Todos tenemos billones de bacterias diferentes en nuestros cuerpos. Las bacterias beneficiosas juegan un papel esencial como nuestra primera línea de defensa. Apoyan una función digestiva eficiente y un sistema inmunitario eficaz.

El típico estilo de vida occidental no ayuda. Una dieta escasa en nutrientes, falta de ejercicio, sueño y sol, estilos de vida estresantes y consumo de alcohol. También el uso excesivo de antibióticos afectan a nuestro equilibrio de la flora intestinal y nuestra salud en general.

Nos hemos alejado mucho de las formas tradicionales de comer. Compramos mucha más comida procesada y comemos más comida rápida por conveniencia. También tomamos mucha más azúcar de la que nuestros cuerpos están acostumbrados a procesar.

Las dietas altas en carbohidratos refinados y azúcares simples pueden alimentar bacterias patógenas y levaduras. Mientras que las altas en prebióticos y alimentos fermentados fomentan el crecimiento de bacterias beneficiosas. Y eso contribuye a una función digestiva e inmune sana.

No es posible ser un humano sano si no tenemos un micro bioma sano. Tan importantes son las bacterias buenas que viven en nosotros que afectan a muchas funciones dentro de nuestro cuerpo. El impacto de un micro bioma desequilibrado puede, por lo tanto, ser amplio y significativo.

Síntomas de niveles bajos de micro bioma

La influencia del micro bioma es muy amplia. Los síntomas de niveles bajos del tipo correcto de bacterias buenas podrían incluir:

Problemas con la pérdida de peso. Las personas que luchan por perder peso y aquellos que siempre han sido delgados, tienen diferente flora intestinal. Las bacterias en el micro bioma pueden influir en la energía utilizada y, por lo tanto, en las opciones alimentarias que se hacen.

Problemas de la piel. El vínculo entre la salud intestinal y la salud de la piel está bien establecido. La disbiosis en el intestino puede conducir a la disbiosis en la piel y la agravación de las condiciones de la piel.

La salud del micro bioma también influye en la salud de las bacterias dentro de la vagina.

Ansiedad o depresión. A través del eje cerebral intestinal, las bacterias buenas del micro bioma son responsables de la producción de importantes neurotransmisores incluyendo serotonina y dopamina.

Probióticos: una conclusión

Las bacterias pueden clasificarse como dañinas o benignas. Las bacterias beneficiosas son como turistas que se alojan en nuestras entrañas. Vienen y se van. No tenemos un suministro permanente, así que para una salud intestinal correcta, tenemos que reponer continuamente bacterias a través de la dieta.

Nuestras bacterias intestinales varían según la edad, el sexo, la dieta, la geografía, la higiene, el estrés y el uso de medicamentos.

El término sinergismo, describe mejor la interrelación de las bacterias benignas. Se apoyan mutuamente produciendo bacteriocidinas y ácidos orgánicos que las hacen resistentes. Y hacen que disminuyan las bacterias patógenas.

De hecho, estas bacteriocidinas son hasta 1.000 veces más activas cuando se combinan que cuando están aisladas. Pero aún más importante. Los efectos de la salud de una cepa de bacterias benignas a menudo no son duplicados por otras cepas. Por lo tanto, una mezcla más compleja, combinando cepas más amigables de bacterias, se traduce en más profundos beneficios de salud a largo plazo.

Estas bacterias "amigables" juegan un papel importante en la salud, ya que son esenciales para muchas funciones en el cuerpo. Incluyendo el apoyo al sistema inmunológico, apoyando la digestión y la absorción de nutrientes, la fabricación de muchas vitaminas, como vitamina B y vitamina K, ayudando a regular la perístasis y ayudando a la regularidad intestinal.

ENTRADAS RELACIONADAS
SÍGUENOS
CONTACTO
Introduce tu nombre, por favor.
Escribe un mensaje, por favor.
DÓNDE ESTAMOS
4 1 voto
Valora esta entrada
guest
1 Comentario
Más antiguo
Más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios