alcaloides

Alcaloides



Los alcaloides son uno de los principios activos más importantes en la medicina. Se trata de compuestos de nitrógeno, hidrógeno, carbono y oxígeno con propiedades alcalinas o básicas. Tienen la capacidad de combinarse con sustancias ácidas para crear sales. A excepción de los hongos (que tienen poca cantidad), los alcaloides están ampliamente presentes en el reino vegetal.

Los alcaloides conforman un grupo muy variado y heterogéneo en cuanto a su composición y acción en el organismo. Destacan por su notable efecto biológico en el cuerpo humano y en la mente. Normalmente se los asocia con drogas psicotrópicas (morfina, colchicina, atropina…). La humanidad los ha utilizado desde el principio de los tiempos con fines religiosos. Y la industria farmacéutica los utiliza frecuentemente por su alta actividad farmacológica.

Puesto que se trata de un grupo cuya composición química y acción en el organismo es extremadamente variada, resulta complicado ofrecer pautas generales. Existen algunas plantas con alcaloides alucinógenos como la mescalina. Otras plantas, contienen alcaloides venenosos como la brucina. Los encontramos en las raíces de algunas plantas como la belladona. Tambien en cortezas como la quina. Por supuesto, en hojas como el tabaco, el té y la coca, Y, desde luego, en semillas como el cacao y el café.

Dependiendo de su estructura y origen se utilizan con distintos fines:

- Analgésicos. Contra dolores muy fuertes (morfina)

- Psicotrópicos. Alucinógenos (cannabis), narcóticos (dormidera, cocaína) o estimulantes (mate, cacao, café, tabaco)

- Sistema circulatorio. Algunos reducen la presión arterial (rauwolfia vomitoria), mientras que otros tienen propiedades hipertensivas (retama negra)

 - Sistema respiratorio. Otros alcaloides se utilizan para despejar las vías respiratorias y dilatar los bronquios (retama negra).  Aunque altas dosis puedes provocar parada respiratoria.