principios activos

PRINCIPIOS ACTIVOS DE LAS PLANTAS MEDICINALES



Los principios activos de las plantas forman parte de las sustancias que intervienen en la composición de la planta. Algunas de ellas se consideran nutrientes, otras son sustancias más o menos indiferentes y otras, desde luego las más importantes a nivel medicinal, son los denominados principios activos.

Primero, intentaremos explicar qué se entiende exactamente por principio activo. También, la diferencia entre un fármaco y una planta medicinal. Luego, echaremos un vistazo a algunos de los principios activos más importantes, así como su efecto sobre el organismo y algunos ejemplos de plantas donde se pueden encontrar.

Como se suele decir, estar informados es el primer paso para comprometerse definitivamente con la salud y la calidad de vida. Desde aquí queremos animar a todos a que no se asusten por los términos un tanto complejos que se pueden encontrar en nuestros artículos: nuestro objetivo es explicarlo de forma fácil y sencilla. Y es que llegar a comprender algunos de estos conceptos básicos puede resultarnos de gran ayuda en multitud de ocasiones.

¿Qué son los principios activos?



Los principios activos de las plantas medicinales son elementos que “actúan”, osea, son sustancias biológicamente activas que tienen la potencial capacidad de interactuar con nuestro cuerpo y sus distintos sistemas. La mayoría de los principios activos conocidos han sido ampliamente estudiados y utilizados por la industria farmacéutica. Sin embargo, la principal diferencia entre los fármacos y las plantas medicinales es, precisamente, la sinergia entre ese amplio abanico de sustancias que componen una planta medicinal, muchas de ellas aún desconocidas.

Aunque de entrada nos parezca que lo más importante es el principio activo de una planta, no hay que olvidar la importancia de esos otros componentes que potencian y regulan su actividad, Tampoco la de aquellos que reducen sus riesgos. La madre naturaleza es sabia y resulta verdaderamente asombroso descubrir como todos y cada uno de sus componentes realizan una función sinérgica.

Por ejemplo, los flavonoides. Estos ayudan a la absorción de la vitamina C. Pues resulta que casi todos los alimentos o plantas que contienen vitamina C, también contienen flavonoides. Y como este ejemplo, miles de ellos.